Social Icons

twitterfacebook google plusyoutube linkedinrss feedemail

jueves, 17 de abril de 2014

El poder de electro. The Amazing Spiderman

Hoy se estrena la segunda parte de The Amazing Spiderman. Veremos como se las apaña el bueno de Spidey en este nuevo desafío, y qué cuestiones se nos plantean. Para empezar parece que nos van hacer reflexionar sobre el hecho de tener secretos y sobre la implicaciones de saber la verdad:

lunes, 31 de marzo de 2014

Si existe el multiverso ¿eres Batman en algún otro universo?

En 1985 la editorial DC lanzaba lo que parece ser el primer crossover del género, es decir, una historia donde todos o casi todos los personajes principales de la editorial se veían implicados. El nombre de dicho crossover es Crisis en tierras infinitas.

La idea básica del crossover se centra en la idea del multiverso. El multiverso implica que no hay un solo universo sino infinitos de ellos, en este escenario en cada universo existe un planeta Tierra y los conocidos personajes existen, pero con modificaciones. Por ejemplo, en un uno de esos universos la Liga de la Justicia no existe como tal, sino que sus integrantes, es decir, Batman, Superman, Wonder Woman, Flash, etc. de ese universo, son todos criminales y forman el Sindicato del Crimen.

La idea del multiverso no está exenta de controversia. El concepto empezó a tomar relevancia a partir de los trabajos del físico Alan Guth(1), el cual desarrollo el primero modelo del universo inflacionario. El modelo inflacionario nos explica, entre otras cosas, cómo surge el universo. La primera versión de dicho modelo tenia problemas serios, entre ellos que al final de la época inflacionaria no se obtenía una sopa densa, caliente y homogénea de partículas, algo que sabíamos que debería ser así por otros datos procedentes del campo de la cosmología y la física. Pronto, otros físicos, entre ellos Andre Linde, consiguieron reformular el modelo de Alan Guth, introduciendo ciertos cambios en el mismo y solucionando así los problemas iniciales del modelo inflacionario.

lunes, 17 de febrero de 2014

El Capitán América y el fantasma de la libertad


En 1981 veía la luz el número 263(numeración USA) de la colección del Capitán América, por título llevaba: ¡...La última película!(1) En este número se cerraba un breve arco argumental de tres números donde el Capi volvía a vérselas con su archienemigo, Cráneo Rojo.

En esta trama Cráneo Rojo ha urdido toda una trama para intentar poner fin a la vida del Capitán América. Uno de los elementos principales de dicha trama es el Ameroidre, un androide vestido igual que el Capi, pero mucho más poderoso, de hecho, en tamaño es el doble que el propio Capitán América. El Amerodide y el Capi ya se habían visto las caras antes, y habían conseguido limar sus diferencias. El Ameroidre, en realidad, es un androide construido a partir de un ser humano cuyo nombre es Dekker.

Tras ese primer encuentro entre ambos, Cráneo Rojo se acerco a Dekker sin revelar su autentica identidad y consiguió manipular sus recuerdos y su mente, consiguiendo que odiara al Capitán América. Durante la batalla final, Dekker consigue recuperar sus recuerdos pero Cráneo Rojo lo controla como un robot. Dekker no puede oponerse y los controles de Cráneo Rojo hacen de Dekker una marioneta que está dispuesta a matar al Capitán América. Dekker no puede hacer nada por evitar comportarse de esa manera, parece no tener libertad, ni libre albedrío, su comportamiento está completamente determinado por lo que dicta Cráneo Rojo. El Capitán intenta que Dekker recupere su libertad y le exhorta a ello como sigue:

jueves, 30 de enero de 2014

La reflexión del Capitán América



Solo un hombre puede sentir el excitante pulso de la vida... ¡El empuje creciente de seguir un ideal! Solo el hombre puede poseer la incuestionable disposición para sacrificarlo todo... incluso su vida... ¡Por sus creencias! Es el hombre el que se enfrenta a riesgos imposibles... ¡Y los vence! Es el hombre quien se propone metas imposibles... ¡Y las logra!